Arrojan alcohol a niño de 10 años y le prenden fuego por negarse a jugar
Una grave denuncia de bullying se ha hecho pública en Sullana, en la región Piura.
A “Anthony” le rociaron alcohol y le prendieron fuego solo porque se negó a jugar fútbol con un grupo de 4 menores.

“Anthony Pérez”, de 10 años, tiene toda una vida por delante. Le gusta jugar fútbol en su natal Piura y tiene como meta convertirse en doctor. Pero sus sueños han visto brevemente afectados luego de que un grupo de menores le prendiera fuego, dejándolo quemaduras de segundo y tercer grado en el cuerpo.
El pequeño tiene que dormir boca abajo luego de sufrir serias quemaduras.

El terrible echo ocurrió en un campo deportivo en marzo de este año, a dos meses de ocurrido el accidente el pequeño se a quedado sin recurso para seguir costeando su tratamiento que lo dejado postrado cama.

Se registró el pasado 9 de marzo en el distrito de Bellavista, provincia de Sullana – Piura. Todo ocurrió cuando “Anthony” se negó a jugar fútbol con un grupo de cuatro niños. Como represalia, los menores le rociaron alcohol y le prendieron fuego.
En ese momento, el padre del menor, se encontraba descansando en su casa, cuando los vecinos le avisaron que “su hijo se estaba quemando”. Cuando salió de la casa encontró a su hijo mayor cargando a “Anthony”, quien desesperadamente lloraba por el dolor de las quemaduras.
Con mucha pena, Luis enseña la ropa que tenía puesta el menor durante el día de la tragedia. Un short completamente rostizado resume la atrocidad con la que actuó el grupo de niños que atentó contra “Anthony”.

Están por cumplirse dos meses de la tragedia, pero los padres de los menores implicados aún no se han cercado para conversar con Luis ni han apoyado en la compra de medicamentos. “Si mi hijo hubiera hecho eso, yo sí me hubiera acercado”, dice el padre del menor afectado, muy triste.
Además de tener al menos el 40% de la espalda y piernas afectadas, “Anthony” padece de un fuerte estrés postraumático producto de las dolorosas heridas. Ahora lleva un tratamiento psicológico para volver a ser ese niño feliz que alegraba los días de su familia.
Los padres de Anthony no cuentan con los recursos económicos para solventar una operación de injerto de piel y demás gastos médicos. Si usted se estremeció con el caso y desea apoyar, se puede comunicar al siguiente número: 918 770 497.
Cabe aclarar que “Anthony Pérez” no es el verdadero nombre del menor. Por una cuestión de protección de datos, se optó por utilizar un seudónimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *