NIÑA SIRIA QUE USA LATAS EN LUGAR DE PRÓTESIS PARA CAMINAR

0
16

Siria: La triste historia de la niña que usa latas como prótesis. Maya Meri, de 8 años, perdió sus dos piernas a causa de una deformación congénita y camina gracias a un implante construido con tubos y latas que le hizo su padre, quien también está discapacitado.

Maya Meri perdió las piernas cuando estaba recién nacida. Cuando cumplió ocho años empezó a ir a la escuela caminando con las prótesis que le hizo su padre, Ali Meri, quien también es discapacitado. Pide que su hija algún día pueda ir a la escuela con sus prótesis, sin tener que arrastrarse.

Camino a la escuela,  Maya prefiere arrastrarse por el suelo, porque le duele caminar con las prótesis de lata. «Como saben soy discapacitada para caminar. Necesito ayuda. Tengo un sueño y es caminar”.

Maya y su familia escaparon a los ataques del régimen de Bashar al Assad y estuvieron en un campamento en Idlib, en el área rural al sur de Alepo, en Siria. Ahora viven en el campo de refugiados de Ser Ceble, en el límite con Turquía, en una de las carpas distribuidas por los organismos de ayuda.

La familia de Meri viven entre el polvo y el barro, mientras colocan piedras grandes alrededor de la carpa para evitar que estas se vayan volando. Maya camina hacia su escuela, que queda a 300 metros de su carpa, con las prótesis de tubos de PVC y latas que le hizo su padre, pero aveces se las quita por que le duelen y le pueden causar lesiones.

El padre de Maya que también tiene dificultades físicas en sus manos, debe arrastrarse por el campamento. Él asegura que tanto él como sus seis hijos pasan sus días en la carpa, soportando el intenso calor del verano o en el frío del invierno.

«Me vi obligado a emigrar de los ataques aéreos del régimen de Assad al campo del norte de Idlib. Tengo una hija con discapacidad para caminar, de 8 años. Cuando ella nació  sus piernas no eran normales estaban desformadas entonces el medico tuvo que amputarlas desde las rodillas.

Meri necesita una prótesis, podrían suministrarse en Turquía. «Los pies se hunden en el barro; aveces llora y no se como consolarla eso es un sufrimiento para mi. No puede jugar con sus compañeros. Mi hija debe de ir a la escuela, por eso ella necesita unas prótesis»..

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here