Escucha nuestra radio en vivo

Joven muere de 7 martillazos en la cabeza, Richard Oscar Flores Apaza, de 35 años, fue hallado muerto ayer, alrededor de las 2 pm, en un inmueble del asentamiento humano Lomas de Caledonia, en el sector San Genaro, en Chorrillos. El hombre recibió 7 martillazos en la cabeza, lo que ocasionó su deceso.

La comisaria no atendió el caso el mismo día del crimen. Según contó su esposa, Katherine Huapaya, Richard Flores salió de su casa a realizar unos trabajos de albañilería en dicho inmueble y no supo más de él en toda la tarde de ayer. El dueño de la casa aseguró que tampoco estuvo cuando sucedió el crimen.

Según indica la viuda, identificada como katty Huapalla, el hombre no tenía ningún enemigo, ni antecedentes policiales que lo comprometan. Según cuenta, hace dos años lo habían golpeado y tuvierón que ponerle clavos en su nariz por la brutal agresión, su esposo  en aquel momento le indicó que no conocía a los que lo habría agredido.

Esta madrugada lo golpearón en su cabeza con un martillo, así  logró llegar a su casa en San Gerano, en Chorrillos, donde inmediatamente lo llevarón al hospital más cercano. La víctima identificado como Richard Flores Apaza fue llevado  por sus familiares al Hospital Casimiro Ulloa, donde posteriormente falleció.

Los familiares se quejarón con la comisaría de San Genaro por no atender el caso el mismo día, por lo que tuvierón que hacer un plantón en la misma sede policial para que recién acudan al lugar del crimen. Y es así que, recién hoy, peritos de criminalística y la Policía se acercarón para sacar las huellas e investigar el caso. Se reporta que 19 horas de presentar la denuncia los agentes se encuentran movilizándose para cumplir con las diligencias.

La familia ha identificado al presunto asesino y acusan a un hombre identificado como Juan Angel Lopez. La esposa pide ayuda al Ministerio de la Mujer para que lo apoyen en sacar el cuerpo de su esposo ya que no cuenta con los medios económicos. La viuda sufre de epilepsia, su esposo Richard Flores Apaza era su único sustento y deja en orfandad a un pequeño de 5 años. «No sé por qué, pero lo único que pido es justicia», dijo, desconsolada, katty Huapalla,