Fármaco experimental logra eliminar el cáncer en todos los pacientes de ensayo clínico
El medicamento ha demostrado ser efectivo sin necesidad de complementarse con radioterapia o quimioterapia.

Un fármaco en investigación contra el cáncer de recto (dostarlimab) ha tenido resultados prometedores al remitir el 100% de los tumores cancerosos de 12 pacientes reclutados en un ensayo en Estados Unidos. Todos ellos sanaron sin necesidad de radio terapia, cirugía o quimioterapia.

“Creo que esta es la primera vez que esto sucede en la historia del cáncer”, sostuvo ante The New York Times, Luis Díaz Jr., líder del estudio y médico oncólogo del Memorial Sloan Kettering Cancer Center (MSKCC), la institución a cargo del ensayo.

El estudio que ha dado pie a la noticia ha sido publicado el pasado domingo en la revista científica The New England Journal of Medicine.
Según Andrea Cercek, oncóloga del MSK, los tratamientos estándar contra el cáncer colorrectal suelen ser difíciles de afrontar debido a la ubicación del tumor y sus efectos secundarios (disfunción intestinal, disfunción sexual, incontinencia, infertilidad, etc.).

No obstante, de corroborarse la efectividad a largo plazo de este medicamento y en un mayor número de reclutas, dichas consecuencias podrían evitarse.
El estudio se enfocó en un grupo de pacientes con cáncer de recto que poseían una mutación específica en sus tumores (denominadas MMRd), la cual está presente en, al menos, el 10% de personas con dicho tipo de cáncer.

Los tumores o células MMRd tienen el defecto de no poder reparar todas las mutaciones que ocurren en ellos. Entiéndase que, a mayor número de mutaciones acumuladas, este resulta más reconocible ante las células inmunitarias (de defensa).
Pero el cáncer también tiene la capacidad de ‘desorientar’ a estas células de defensa para que el tumor logre ocultarse y siga desarrollándose.

Es ahí donde la inmunoterapia con dostarlimab revierte dicho escenario y hace que nuestro sistema inmunológico vuelva a reconocer a las células MMRd, las cuales al tener demasiadas mutaciones pueden ser atacada con mucha más fuerza, explica la doctora Cercek.
En un inicio se pensaba administrar el fármaco solo para reducir el tamaño de los tumores y así garantizar una cirugía más exitosa; sin embargo, Díaz y Cercek decidieron probar cómo actuaba el medicamento sin los tratamientos estándares y solo siguiendo su crecimiento mediante la endoscopia o las imágenes. El resultado fue un éxito.
Seis meses después del tratamiento, los 12 pacientes no registraron evidencia de tumores visibles y esa situación continúa aún después de dos años.

“Es increíblemente gratificante recibir esas lágrimas de felicidad y esos correos electrónicos de los pacientes de este estudio que terminan el tratamiento y se dan cuenta de que “Dios mío, puedo conservar todas las funciones normales de mi cuerpo que temía perder con la radiación o la cirugía”, dice Dereck en un comunicado del MSKCC.

Ahora, los investigadores se encuentran pendientes de cuánto durará la respuesta del fármaco y esperan que otros reclutas tengan los mismos resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *