JULIACA: NECROPSIAS CONFIRMAN QUE 17 CIVILES MURIERON A BALAZOS

Restos de proyectiles encontrados en 9 cuerpos indican que fueron disparados por fusiles AKM:

JULIACA: NECROPSIAS CONFIRMAN QUE 17 CIVILES MURIERON A BALAZOS
Restos de proyectiles encontrados en 9 cuerpos indican que fueron disparados por fusiles AKM, que es de uso común de la Policía Nacional. Uno de los fallecidos presentó 72 heridas de perdigones de metal.
De los 18 civiles fallecidos en Juliaca durante las manifestaciones del lunes 9 de enero, 11 recibieron de frente los impactos de los proyectiles. Es decir, los policías o militares apuntaron sus fusiles mirándolos directamente.
Otras 6 víctimas mortales fueron impactadas por los proyectiles por la espalda. Esto es, huían cuando comenzaron a escuchar los disparos.
El Diario La República accedió al expediente fiscal completo sobre la matanza en Juliaca, región Puno. La carpeta contiene los protocolos de necropsia de todas las víctimas, la lista de efectivos policiales y militares que participaron del operativo y las zonas a las que fueron asignados el fatal lunes 9 de enero.
Las necropsias son contundentes: De los 18, todos excepto uno murieron por heridas causadas por proyectiles de arma de fuego. Uno falleció a causa de múltiples heridas de perdigones de metal.
Tres menores de edad fueron abatidos aquella tarde. Uno de ellos, Elmer Leonardo Huanca, de 16 años, fue impactado en el tórax por una bala calibre 7.62mm., a la altura del pulmón izquierdo. El proyectil le perforó el diafragma, el hígado, y se quedó alojado en el abdomen. El calibre 7.62 corresponde a los fusiles AKM de la Policía Nacional.
La adolescente de 17 años, Jamileth Aroquipa Hancco, fue atravesada por una bala de calibre 9mm., Parabellum, que ingresó a la altura del abdomen. El proyectil corresponde a las pistolas Beretta o SIG Sauer, de uso oficial de la Policía Nacional.
El proyectil que mató a Roger Cayo Sacaca, de 25 años, entró por el ojo izquierdo hasta llegar al cerebro, lo que le produjo una hemorragia cerebral. La familia solicitó que no se continuara con la búsqueda de la bala para preservar la morfología del rostro de Roger Cayo.
El cuerpo de Gabriel López Amanqui tenía 72 orificios por disparos de perdigones. Uno de ellos cruzó el pulmón y le llegó al corazón. Ninguno de los perdigones salió del cuerpo. La fotografía de cómo quedó el cuerpo, que forma parte del expediente fiscal, es espantosa. El autor de los disparos actuó con ferocidad.
Según las pericias fiscales, 17 fallecidos presentaban heridas compatibles con los proyectiles de armas de fuego con las que cuentan militares y policías. Según las investigaciones fiscales, el 9 de enero los efectivos de la PNP salieron con pistolas, escopetas y fusiles AKM.
Diario La República

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

TELEVISIÓN EN VIVO

ULTIMAS NOTICIAS